viernes, 16 de abril de 2010

Estás ahí...

Las tres y media de la madrugada, no puedo dormir... Me levanto de la cama...

Te encuentro en el sofá. Me siento a tu lado y me abres los ojos... estiras las patitas... bostezas.
Te acaricio la cara y cierras los ojos del gustito. Vuelves a ronronear. Cojo mi manta azul y me acuesto a tu lado. Me empujas con tu cabeza para que siga acariciándote y con tus patas, me coges la mano para que no me pueda escapar.

No puedo dormir, pero al menos, estás tu ahí.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

al menos, di que si......

alisbe dijo...

Claro que digo que si... Sí... si, no?

murcianica dijo...

el calor en su pecho hace sentir una sensacion de bienestar k te invade y no lo puedes controlar,por eso buscas a la persona este donde este,xk aunk no te duermas eres feliz estando al lado de esa persona k en ese momento penetra en tu mente y es dificil de olvidar.

alisbe dijo...

Da gusto ese calorcito :)