sábado, 1 de enero de 2011

Haciendo balance del 2.010...

Fue un año malo, es inevitable decirlo... Sólo ha habido sufrimiento que, metiéndolo en un saco podríamos tirarlo al río, no olvidándonos de que ha proporcionado madurez en algunos aspectos, madurez que ojalá y nunca hubiera tenido que tener.

Pero siempre nos queda poder hacer balance y pensar en que venga otro año mejor... como si estuviera en manos del azar...

No sé si dependo de él o no, pero si es así, por lo menos quiero seguir sintiendo...

No hay comentarios: